Limitar el azúcar, no dejar de lavarse los dientes y mantener los buenos hábitos, incluso en esta época de celebración navideña, claves para no perder una sonrisa limpia. 

Dentadura fuerte y sana para meterle mano al turrón de estas Navidades. Ése debe ser el reto en estas fiestas diferentes por las restricciones de movilidad y convivencia pero similares a otros años en cuanto a la necesidad del cuidado e higiene bucal.

Las celebraciones sucesivas en el final de 2020 invitan a reunirse en torno a una mesa y un mantel. Que haya hasta un máximo de 6 familiares, o 66, no evita que tengamos que seguir usando el cepillo de la manera más conveniente y frecuente así como la correcta elección de los menús pantagruélicos que se degustan casi sin control.

Desde Branemark Madrid te recomendamos una serie de pautas para evitar que tu dentadura, sin los cuidados oportunos, se convierta en el problema que estropee la llegada del nuevo año.

  • Manos y cepillos limpios. Celebrar la Navidad no exime de lavarse los dientes al menos tres veces al día. Las comidas y cenas serán copiosas, las sobremesas más largas que de costumbre pero la visita al cuarto de baño debe ser obligatoria sea a la hora que sea. Manos y cepillos completamente limpios e higienizados sobre todo en estos tiempos de pandemia donde los virus pueden propagarse con facilidad.
  • Sugar free. Es prácticamente imposible cuando hay celebración de por medio diseñar un menú en el que el azúcar no esté presente. Tartas, postres varios y dulces típicos de la Navidad como el turrón o el mazapán deben ser consumidos en su justa medida y si puede ser en variantes más ligeras (por ejemplo: chocolate negro en vez de blanco).
  • Flúor, calcio y vitaminas siempre presentes. Si la comunidad científica ha verificado desde hace tiempo la conveniencia del consumo de alimentos ricos en minerales como el calcio o el flúor así como vitaminas y proteínas para fortalecer nuestra dentadura busquemos esas recetas donde podamos encontrar esas medicinas tan naturales como preventivas.
  • Cuidado con los brindis. Es uno de los gestos más característicos de las Navidades, el brindis copa en mano. Como quiera que da mala suerte hacerlo con agua, seamos conscientes de que el cava, el vino blanco y las bebidas carbonatadas atacan de una forma más agresiva que el vino tinto y, por supuesto, las bebidas sin azúcar, el esmalte dental.
  • El tabaco. Fumar mata aunque antes estropea la dentadura. La nicotina, el alquitrán y el resto de venenos que afloran en la combustión del tabaco además de atacarlos pulmones también son seriamente lesivos para los dientes.

Por ello, en tu carta a los Reyes Magos incluye como regalo del nuevo año una visita a tu dentista que corrobore estas medidas de prevención e higiene en tu dentadura. Y sobre todo que no se baje la guardia y se pierdan las rutinas que, con el relax en la actividad laboral, el parón del curso escolar y el ambiente festivo que se vive en las calles de toda España hagan olvidar que después del desayuno, el almuerzo y la cena hay que usar el cepillo antes de hacer cualquier otra cosa y que se cumpla el refrán: “Año Nuevo, boca sana”.

Compartir este artículo en...