La irrupción del COVID-19 ha trastocado profundamente nuestro día a día y ha supuesto la implantación de medidas preventivas en las actividades más sencillas y cotidianas: ir de paseo, de compras, al dentista…

Durante unos meses el mundo se ha detenido, pero los problemas bucodentales han seguido apareciendo e incluso se han agravado por la falta de atención especializada. Ya no podéis seguir retrasando la visita a la clínica dental.

A pesar de las circunstancias, en Branemark Madrid hemos permanecido siempre a vuestro lado, atendiendo las urgencias, durante el periodo de confinamiento. Ahora, estamos totalmente operativos y preparados para seguir cuidando de vuestra salud bucodental con completa seguridad.

Nuevos protocolos frente al coronavirus

Para descartar el menor riesgo de contagio y que podáis acudir a nuestra clínica de manera absolutamente segura, hemos adoptado nuevos protocolos, que vienen a ampliar las medidas de prevención que ya usábamos con anterioridad.

Todos nuestros profesionales han testado su inmunidad serológica e irán provistos de los equipos de protección individual aconsejados por el Colegio de Odontólogos. El aislamiento y la desinfección de los espacios son ahora superiores, gracias a las mamparas de protección, los purificadores de aire, y lámparas ultravioletas en los aires acondicionados, que hemos instalado en todas nuestras clínicas. Además, al limitar el aforo, hemos reducido la posibilidad de contagio.

Siguiendo nuestro protocolo, cuando llaméis para concertar una cita se os llevará a cabo un triaje telefónico para detectar posibles síntomas y se os informará de las medidas a seguir. Al llegar a nuestro centro se os controlará la temperatura, se os invitará a desinfectaros las manos y se os facilitarán una mascarilla, un gorro y unas calzas.

Después de atender a cada paciente se limpiarán todas las superficies con Ox-Virin, desinfectante de alto nivel, recomendado por la Unión Europea y el Ministerio de Sanidad por su eficacia frente al coronavirus. Además, se ventilará y, como siempre, se esterilizará todo el material.

Intensificación de las medidas de seguridad

Es probable que, tras la crisis sanitaria del COVID-19, tengáis ciertos reparos a la hora de volver a la consulta del dentista, pero debéis saber que precisamente el ámbito de la salud bucodental es uno de los más habituados a tratar con posibles portadores de enfermedades infectocontagiosas y están completamente acostumbrados a utilizar estrictas medidas de protección.

Tal y como afirma el Dr. Ramón Martínez-Corria, “en este caso las hemos tenido que reforzar, pero no nos ha resultado complicado adaptarnos a estos nuevos procesos como ya hicimos con el VIH o la hepatitis”.

Desde Branemark Madrid, esperamos que os sintáis cómodos y seguros con estas medidas y nos ponemos a vuestra disposición para ayudaros en cualquier especialidad bucodental.

Compartir este artículo en...