Cuidados dentales durante el embarazo

El embarazo provoca muchos cambios en la fisiología de la mujer. Estos cambios pueden ser sutiles, pero a veces también son más complejos y pueden llevar a complicaciones, sobre todo si no se toman las medidas y las prevenciones adecuadas.

Y, en realidad, esto concierne a muchos aspectos de la salud, pero aquí queremos hablar de los cuidados dentales y bucales concretamente.

¿Por qué se producen estos cambios?

Los cambios que se producen son el resultado del aumento de las necesidades para el crecimiento del feto y la preparación de la madre para el parto. El aumento de la secreción hormonal y el crecimiento del feto inducen varios cambios físicos en diferentes partes del cuerpo, incluida la cavidad oral, y pueden plantear diversos retos a la hora de prestar atención odontológica a la paciente embarazada.

Y es que el tratamiento de una paciente embarazada puede afectar a la vida de dos personas (la madre y el feto), por lo que hay que tener en cuenta ciertos principios en el tratamiento de las pacientes embarazadas para que, beneficie a la madre y minimice el riesgo para el feto.

 

¿Cuáles son los problemas de cuidado dental más frecuentes durante el embarazo?

Durante el embarazo, los problemas en dientes o encías son más frecuentes. Esto se debe a que, en la gestación, los cambios en los niveles hormonales permiten que las bacterias crezcan en la boca con mayor facilidad lo que hace que la enfermedad periodontal sea más común cuando se está embarazada. Además, las mujeres embarazadas pueden tener náuseas y vómitos o «náuseas matutinas», especialmente en el primer trimestre, y los ácidos estomacales de los vómitos también pueden romper la capa de esmalte de los dientes.

Si tienes una infección en los dientes o las encías, la probabilidad de que tu bebé sea prematuro (nazca antes de tiempo) o tenga un peso bajo al nacer puede ser ligeramente mayor que si tus dientes y encías están sanos.

Por este motivo, es recomendable que las mujeres embarazadas se hagan una revisión cuando conocen su estado, ya que es conveniente controlar la gingivitis y prevenir las visitas de urgencia, porque las mujeres en estado de gestación tienen limitadas la toma de medicación y de anestésicos.

De aparecer, los problemas en las encías surgen durante el segundo mes del embarazo, y esto suele progresar hasta el octavo mes de gestación, con tendencia a continuar tras el parto. También es verdad que, si los problemas gingivales ya existían antes del embarazo, se pueden agravar durante este periodo.

Otra de las afecciones en las encías que pueden suceder en mujeres embarazadas es el llamado “granuloma del embarazo”, que es un pequeño bulto sangrante en la encía, pero que suelen disminuir o desaparecer completamente tras el parto.

 

¿Es seguro visitar al dentista durante el embarazo?

Un embarazo no es una enfermedad, por lo que no se tienen por qué evitar las visitas al dentista ni los tratamientos, siempre y cuando estén bajo la supervisión del mismo. Tienes que pensar que el cuidado dental es seguro durante el embarazo y es importante para tu salud y la de tu bebé.

No solo eso, sino que tu dentista puede ayudarte a mejorar la salud de tu boca durante el embarazo, diagnosticando y tratando los posibles problemas que surjan en la cavidad bucal.

¿Cómo actuar para visitar al dentista durante el embarazo?

Si vas a ir al dentista, lo primero que te recomendamos es que le comuniques que estás embarazada. De este modo, puede prepararse para atenderte según tus necesidades, sobre todo si el tratamiento va a tener que incluir medicación contra la infección o el dolor, ya que cualquier medicamento tiene que ser seguro para la madre y para el bebé.

Del mismo modo, es conveniente que informes a tu dentista sobre cualquier cambio que hayas notado desde que te quedaste embarazada y sobre cualquier medicamento o suplemento que estés tomando.

Además de esto, las radiografías consideradas rutinarias deben evitarse durante el embarazo, y solo realizarse cuando se considera un problema serio o una emergencia, con las precauciones habituales como el delantal de plomo que sirve para protegerte a ti y a tu bebé.

 

 

.

 

 

 

 

Compartir este artículo en...