Se ha convertido en la técnica preferida de aquellos pacientes necesitados de una ortodoncia.

La pandemia que estamos viviendo y las mascarillas que llevamos a diario han hecho que la ortodoncia invisible de Invisalign se haya vuelto la protagonista indiscutible el nuevo año cuando se trata de alinear los dientes. Como sabéis, se trata de una funda dental transparente que, gracias a un diseño realizado por un complejo software de ordenador y una impresión con tecnología 3D, supone un avance cuantitativo en las técnicas de ortodoncia.

Pero la pregunta que surge de inmediato cuando acudes a una clínica dental y te sugieren ese tratamiento es ¿por qué Invisalign? ¿Por qué no elijo brackets? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes a la hora de decantarme por una u otra técnica?

En Branemark Madrid te orientamos de la mejor manera. Dando por hecho que lo primero es la salud y que, en este caso, los dientes deben haber salido en tiempo y forma para evitar distintas patologías más graves tales como el bruxismo, problemas de ATM, malas digestiones por masticado incorrecto o diferentes enfermedades periodontales, el factor estético cobra una especial relevancia. Aunque las distintas actuaciones en materia de ortodoncia están indicadas para todas las edades, lo lógico es actuar cuanto antes, cuando a temprana edad se detecta algún problema por pérdida de piezas, mala alineación, etc.

 

Tratamiento 100% estético

Poder presumir de sonrisa es relevante para los adolescentes y adultos que cada vez rehuyen más de los brackets por incómodos ya sean metálicos, de cerámica, de zafiro o de resina. En función del material del que estén compuestos presentan una serie de características que en ningún caso les alcanzan para competir con Invisalign. Su tecnología virtual 3D te asegura que los alineadores se adapten perfectamente a tus dientes y son mucho menos visibles que cualquier otro tipo de ortodoncia gracias a sus férulas transparentes. ¡Como un guante!

Comodidad y eficacia

Entre las grandes bondades que presenta el Invisalign, novedosa técnica sobre la que teorizaron hace ya más de 30 años dos jóvenes estudiantes de la Universidad de Stanford, se encuentra la posibilidad de ponerla y quitarla a conveniencia sin necesidad de acudir a un especialista dental. Para comer, para cepillarte los dientes, para acudir a una reunión, para beber… ¡podrás llevarlo cuando lo desees! Aun así, es importante destacar que, para que las férulas hagan el efecto deseado, es necesario respetar las indicaciones de uso del ortodoncista: llevarlo durante unas 22 horas al día.

Mayor seguridad

Al contrario de lo que ocurre con los brackets fijos, con Invisalign no tendrás que preocuparte por la irritación, heridas y molestias en la boca provocadas por las partes metálicas. La ausencia de metal o bordes afilados hace que Invisalign sea cómodo de llevar, que no provoque alergias y que puedas comer de todo sin miedos. De esta manera, también es la ortodoncia más apropiada para los deportistas y músicos.

Resultados predecibles

En el momento de la primera consulta y una vez identificado el problema, se realiza el llamado clinck-check que no es más que una simulación exacta y personalizada del resultado final de la actuación sobre las piezas dentales a base de micromovimientos que corrijan posiciones problemáticas. Ofrece una mejor apreciación visual del tratamiento y una planificación más sencilla gracias a una simulación virtual en 3D: podrás ver cómo van a quedar tus dientes antes de comenzar el tratamiento.

Mayor higiene oral

Al contrario de lo que puede ocurrir con la ortodoncia interceptiva o la correctiva, Invisalign no presenta contraindicaciones alérgicas: permite una limpieza completa de la dentadura y no genera ningún tipo de urgencia médica por el desprendimiento de alguno de los anclajes de otro tipo de ortodoncia. Debido a esto, se reduce el riesgo de enfermedades y patologías como la caries o la gingivitis, además del mal aliento.

Menor número de visitas al dentista

Aunque este aspecto para algunos no parezca ser tan relevante, la realidad que vivimos actualmente nos ha hecho fijarnos más en ello. Solamente deberás acudir a revisión cada 6 u 8 semanas aproximadamente. Esto debido a que es un tratamiento que puede llevarse en casa, sin complicaciones.

Compartir este artículo en...