El bienestar de sus hijos es la principal preocupación de cualquier padre. Incluso desde antes de que nazcan, se encargan de llevar un seguimiento exhaustivo de su estado de salud: controles del embarazo, revisiones con el pediatra, calendario de vacunación… pero, ¿qué pasa con el dentista?

Muchas veces por desconocimiento, los padres no llevan a los niños a la clínica dental hasta que ya tienen una edad más o menos avanzada, con los inconvenientes que esto puede suponer para la salud de su boca. Por ello, desde Brånemark Madrid queremos explicaros a qué edad deberían iniciarse estas primeras visitas y por qué es fundamental la figura del odontopediatra durante la infancia.

 

La primera visita al dentista, cuando comienzan a erupcionar los dientes

Aunque hace unos años la recomendación general era que la primera visita al dentista se realizase al cumplir los 6 años, lo cierto es que es aconsejable llevar a los pequeños a la clínica dental en el momento en el que les salen los dientes.

Ciertas patologías como la caries del biberón, que afecta a los lactantes, se presentan desde los primeros meses de vida, por lo que es fundamental que exista este primer contacto para descartar posibles problemas.


 

La importancia de las revisiones cada 6 meses

Muchos padres no dan demasiada importancia a los problemas en los dientes temporales, pensando que tarde o temprano serán reemplazados por los definitivos. Lo cierto es que la dentición temporal se encarga de guardar el espacio a los dientes permanentes que saldrán más tarde, por lo que alteraciones como su pérdida prematura podrían causar problemas de espacio cuando estos erupcionen.

A partir de los 3 años, es recomendable acudir a revisiones periódicas cada 6 meses. Además de permitirnos velar por el buen estado de las piezas temporales, es posible evitar muchísimos problemas por un diagnóstico temprano de patologías como agenesias (ausencia de dientes), problemas en la oclusión, o malposiciones dentales, que podrán ser corregidos de manera mucho sencilla cuando el niño se encuentra aún en etapa de crecimiento.

 

Buenos hábitos de salud dental desde la infancia

Las visitas al odontopediatra permiten a los niños aprender unos correctos hábitos de higiene desde que son pequeños. Allí les explicarán cómo deben cepillarse los dientes y les enseñarán la importancia de tener una boca sana, adquiriendo prácticas que les acompañarán toda la vida.

Además, si los niños se acostumbran desde pequeños a que ir al dentista es algo que no duele y que hacen de manera rutinaria, evitaremos la posible fobia al odontólogo que hoy en día padecen muchos adultos.

 

Especialistas en Odontopediatría en Madrid

Los dientes de los niños tienen necesidades diferentes a lo de los adultos, por lo que deberían ser supervisados por un odontopediatra. Además de poseer los conocimientos específicos para ello, están más acostumbrados que un dentista generalista al trato con los más pequeños.

En Brånemark Madrid contamos con una especialista en Odontopediatría, la Dra. Sofía Vela. Gracias a su preparación y experiencia, convertirá la visita a nuestra clínica en una experiencia positiva para los más pequeños y pondrá solución a cualquier problema que pudiese presentarse.

Visita nuestra página de Odontopediatría para más información.

Compartir este artículo en...