¿Qué enfermedades pueden provocar halitosis?

 

La halitosis es una afección bucal por la que la persona que la sufre emana un olor desagradable por la boca. No es lo mismo que el mal aliento, ya que es algo crónico y, a priori, no se puede resolver de un modo sencillo como lo harían en otros casos unos caramelos, un enjuague o, por supuesto, un buen cepillado.

 

La principal razón de que esto suceda es por la acumulación de bacterias en la lengua y en las encías, aunque también hay factores que influyen, como el consumo de alcohol, tabaco o alimentos de sabor y olor potentes, tales como la cebolla y el ajo. Además, la mala higiene bucal, los problemas gastrointestinales o las infecciones del tracto respiratorio también pueden influir en la aparición de la halitosis.

 

Pero también hay veces que la halitosis está provocada por enfermedades sistémicas y es muy útil averiguar la causa que la ocasiona.

 

Entre las enfermedades sistémicas que más relación tienen con la halitosis, hay algunas muy conocidas, como la diabetes, pero también otras afecciones que atacan a los riñones, a los pulmones o a los órganos gastrointestinales.

 

En el caso de la diabetes, la propia enfermedad hace que se liberen más cetonas de las habituales, lo que puede producir una halitosis muy característica. Además, si la diabetes no está controlada y se produce una mayor cantidad de glucosa, también puede alterar a la placa bacteriana e influir negativamente en el aliento.

 

En lo que se refiere a trastornos renales, una de las causas del mal aliento puede ser la mayor presencia de ácido úrico en la sangre, que también puede influir en la halitosis. Algo similar sucede con las enfermedades hepáticas, que llevan a producir compuestos sulfurados que pasan a la sangre y a los pulmones y acaban en el tracto respiratorio.

 

También hay otros estudios que relacionan la halitosis con algunas enfermedades sistémicas en el sentido inverso, describiendo que las bacterias responsables de la periodontitis puedan penetrar en el sistema circulatorio y provocar otras infecciones.

 

¿Cómo solucionar la halitosis?

 

En el caso de que la halitosis o el mal aliento estén ocasionados por la alimentación, la solución adecuada pasaría por consultar con un dietista o nutricionista que ayude a reconducirla. En caso de que la mala higiene o la gingivitis sean las causantes, lo recomendable sería consultar con el dentista o profesional de la salud bucodental de confianza.

 

Las explicaciones del dentista sobre el correcto cepillado son muy útiles a la hora de atajar problemas de halitosis, ya que muchas personas desconocen la influencia que éste puede tener sobre esta afección. Uno de los puntos más desconocidos e importantes en este sentido es el cepillado de la lengua, ya que es una parte de la boca donde pueden permanecer bacterias que produzcan halitosis, y que no se eliminan correctamente cuando no se presta atención a esta parte del interior de la boca.

 

En otro sentido, si la halitosis tiene relación con alguna de las enfermedades anteriormente descritas, la solución pasará por el diagnóstico correcto y la posterior consulta con el médico especialista que pueda atajar dicha afección.

Si necesitas un dentista y estás buscando una clínica dental en Madrid, en Brånemark estaremos encantados de recibir tu visita, no dudes en contactar con nosotros.

Compartir este artículo en...